Crisis y oportunidad empresarial.

Negocio, 24/03/2011.- Artículo de Gerardo Miguel, consultor de Estudio de Comunicación. Puede ver la reseña aquí y acceder a la Web de Negocio.

————–

José, 54 años, lleva 23 años trabajando como contable de una empresa multinacional del sector tecnológico. La crisis económica le ha colocado en una situación de incertidumbre sobre su futuro profesional. Algunos de los clientes de Pedro, responsable de una empresa proveedora de componentes electrónicos, están retrasando los pagos, lo que le genera dificultades financieras. María, 32, años, está desarrollando un proyecto de postgrado.

Los últimos 18 meses los ha dedicado a trabajar en un proyecto de investigación financiado por la empresa multinacional. Aún quedan otros 18 meses de trabajo. Manuel, 70 años, invirtió una buena parte de sus ahorros en las acciones de una entidad financiera.

El valor de su inversión ha caído un 50% en los últimos dos años…Éstas son sólo cuatro historias de las muchas que existen alrededor de una gran empresa multinacional, una cualquiera de las que hay en España. Si bien, los casos expuestos son ficticios, no distan mucho de la realidad actual.

Cada uno de estos personajes forman parte de lo que ha venido en denominarse como “grupos de interés” o stakeholders de una Compañía. Dos términos que, dichos así, podrían parecer sólo unas frías palabras cuando, en realidad, llevan detrás las vidas, las ilusiones, el compromiso de personas concretas que esperan una adecuada relación con las empresas.

Es precisamente en situaciones como las que atravesamos cuando la crisis atenaza nuestra economía, cuando aquellas empresas que tienen interiorizado como una parte más de sus actividades el desarrollo de una cultura corporativa “responsable”, han de profundizar en la transparencia. No debemos olvidar que, como ya han expresado muchos expertos, la base de la responsabilidad social empresarial, consiste en tener una actuación “ética, comprometida y respetuosa” en sus operaciones, así como en las relaciones con sus empleados, proveedores, clientes y accionistas, con la seguridad, con la salud, en lo medioambiental y con el conjunto de la sociedad.

En situaciones como la actual, las empresas se ven avocadas a tomar decisiones que no siempre son bien entendidas. Es importante que cuando se aborden éstas se hagan con transparencia y con mayor capacidad de la habitual para explicarla con todas sus connotaciones.

El ideograma chino para la palabra crisis se conforma con los de las palabras “riesgo” y “oportunidad”. Parece lógico que en situaciones económicas como la que vivimos estemos más pendientes de aminorar los riesgos existentes, pero no menos importante es saber aprovechar las circunstancias como si fuera una oportunidad para crecer en el futuro.

Transparencia, compromiso, información son esenciales para que personas como, José, Pedro, María o Manuel puedan afrontar sus vidas con la seguridad de que las empresas van a contar con ellas a la hora de adoptar sus decisiones.

,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.