Inclusión e igualdad para la mujer en el ámbito laboral

La integración de la mujer en la toma de decisiones empresariales es sin duda un tema de la agenda mediática social, que ha incitado a un gran número de empresas e instituciones a sumarse para generar un verdadero cambio en la balanza de género corporativo.

Este asunto visto de forma metafórica como un rompecabezas que se define como un espacio que va encontrando, poco a poco, las piezas para que logren enlazarse y permitan ver un resultado consolidado, con grietas o fisuras que seguramente prevalecerán para mostrar los daños de una lucha que aún continúa.

Para lograr consolidar la diversidad de género a nivel laboral se requiere de oportunidades para mujeres y hombres por igual, que la toma de decisiones sea de ambos géneros, que ambos aporten ideas, que se promuevan las relaciones de trabajo positivas y eficaces, respetar siempre la autonomía, dignidad y derechos humanos de toda la comunidad interna y externa.

Es de suma importancia aportar visibilidad a ese tema y reconocer la relevancia de atender el problema de la desigualdad de género en el ámbito laboral y la necesidad de involucrar pública y conscientemente a las mujeres en todos los niveles.

Durante el 2019 se registró un crecimiento en el porcentaje de mujeres adultas que se incorporan al ámbito laboral de un 20 a 65% en América Latina, mientras en México, reflejó un aumento del 60%.

Su presencia dentro del ambiente laboral no sólo representa un beneficio para las mujeres y para sus familias, sino también para las propias empresas en cuanto a la productividad y desarrollo de derechos humanos, pues fomenta a la creación de una sociedad más equitativa y con oportunidades iguales, sin importar el género.

Hoy sabemos que continuar en este camino no es nada sencillo, no obstante, hemos avanzado, las estadísticas reflejan gratos resultados, mismos que permiten ver que el cambio es posible, que la inclusión de la mujer al mundo empresarial es igual de importante, productivo y necesario, por lo tanto debe ser igualmente remunerado a la par que a los hombres.

No debemos dejar de lado que es muy importante sumar voluntades, pero también mejorar el ámbito laboral de las mujeres. Para ello enlistamos las siguientes propuestas:

  • Proveer un salario igualitario
  • Brindar oportunidades
  • No generar competencia entre hombres y mujeres
  • Valorar su trabajo, eliminando las barreras de participación existentes
  • Educar en igualdad de género
  • Respetar sus ideas y abrir la posibilidad a nuevas propuestas
  • Luchar contra la discriminación de las mujeres por su lugar de origen, raza, religión etc.

Nos encontramos en un punto sin retorno, pero aún falta mucho por hacer, hemos avanzado en el camino a la igualdad, debemos continuar creando consciencia, educando con igualdad, visualizando problemáticas que nos atañen a todos y fomentando espacios de respeto e inclusión.

“Dar a las mujeres educación, trabajo, la capacidad de controlar sus propios ingresos, heredar y posee propiedades, beneficia a la sociedad. Si una mujer tiene el poder, sus hijos y su familia vamos a estar mejor. Si las familias prosperan, el pueblo prospera y finalmente, lo hace todo el país.”, dijo Isabel Allende.

Autor:

Diana Karen Olmos Luna, Becaria en AB Estudio de Comunicación.

, , , , , ,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.