La casa por dentro

Cinco Días, 28/06/2011.- El consejero delegado de Estudio de Comunicación, Benito Berceruelo, firma «La casa por dentro»: un artículo en el que se refiere a la presentación del libro “La comunicación interna en la empresa. Claves y desafíos” escrito por consultores de Estudio de Comunicación, editado por AEDIPE (Asociación de los responsables de RRHH) y patrocinado por el Banco de Santander. Explica, entre otras cosas, que «una buena comunicación interna contribuye a mejorar la productividad». Aquí está la reseña impresa.

—————

Los españoles, los latinoamericanos en general, tenemos fama de tener siempre la casa muy limpia, pero ser más descuidados con eso de la cosa pública. Así, sacamos brillo al “parquet” de nuestro hogar mientras tiramos papeles y cigarrillos en la calle sin remordimiento alguno. No ocurre lo mismo, al menos no ocurre siempre lo mismo, cuando hablamos de comunicación empresarial. En este ámbito profesional, los latinos solemos ser más cuidadosos con la imagen externa que con la interna y nuestros directivos, a menudo, están preocupados de lo que dirán de ellos los clientes, pero se preocupan poco de lo que piensan o comentan sus propios empleados.

Decir que la imagen bien entendida empieza por uno mismo debería ser una máxima de comunicación empresarial. Pero todavía no lo es. Y esto no es bueno para la salud de nuestras empresas.

¿Realmente obtengo algún beneficio por hacer un esfuerzo e invertir para comunicarme mejor con la plantilla? Es la pregunta que probablemente se harán algunos empresarios. La respuesta, a mi juicio, no tiene duda: SÍ.

En primer lugar, si los empleados de una empresa no conocen la estrategia, los objetivos de la misma, es difícil que se impliquen con ilusión en la tarea de conseguir esos objetivos. No basta sólo con que la ruta la sepa el patrón y los oficiales, también deben conocerla los marineros. La empresa es un trabajo en equipo, donde todos son importantes y donde todos suman. Pero si están desmotivados o poco comprometidos, también pueden restar y poner piedras en el camino.

Una buena comunicación interna contribuye a mejorar la productividad. Éste no es un tema secundario. Es uno de los grandes problemas de la economía española, por ejemplo, y está demostrado que la implicación de los empleados depende en gran parte de que tengan claro su trabajo, sus competencias, sus funciones y que se sientan valorados por sus superiores.

Un intangible del que se habla mucho es el orgullo de pertenencia. Parece una cosa menor, pero no lo es. En los grandes equipos deportivos los jugadores están dispuestos a hacer un esfuerzo extra por defender su “camiseta”. Porque están orgullosos de ella y saben que los colores de ese club representan unos valores que les exigen un esfuerzo añadido.  En la empresa pasa lo mismo, no se defiende igual, no se trabaja igual para una compañía de la que sus profesionales se sienten orgullosos que para una que no crea complicidad con su fuerza laboral.

Hoy se presenta el libro “La comunicación interna en la empresa. Claves y desafíos”, editado por AEDIPE (Asociación de los responsables de RRHH) y patrocinado por el Banco de Santander, cuyo “caso” se usa como ejemplo en sus páginas. En el libro se dice: “La Comunicación interna es una herramienta de gestión que permite trasmitir los objetivos a toda la organización, difundir las políticas de la empresa y construir una identidad en un clima de confianza y motivación. Es, además, un agente de cambio, ya que apoya y facilita la introducción de nuevos valores o pautas de gestión y la alineación de los empleados con los objetivos empresariales”. Es un buen resumen.

Es cierto que el gran objetivo de una empresa es vender sus productos y, por tanto, probablemente el público más importante al que se dirige son los clientes. Pero también es cierto que sin un equipo profesional eficaz no hay ninguna empresa capaz de generar valor y ganar el futuro. Y también es cierto que los empleados son a la vez portavoces de una empresa y la imagen que transmiten impacta directamente en los clientes. Las casas se empiezan a construir por los cimientos y uno de esos cimientos, en la empresa, son los empleados. Por tanto, cuidar la casa por dentro, mantenerla “limpia”, debe ser un objetivo irrenunciable para cualquier gestor empresarial, sea latino o anglosajón.

, ,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.