¿Qué hay de nuevo amigo… (político)?

Cualquiera que se dedique a la comunicación corporativa sabe que para atraer el interés lo primero que hay que tener es una buena “percha informativa” sobre la que armar un relato. Un relato veraz, apoyado por datos, acompañado por una buena imagen y a ser posible transmitido por un buen portavoz.

Durante las últimas semanas mucho se ha hablado sobre las estrategias en comunicación de los “nuevos políticos”, plagadas de gestos que han conseguido atraer hacia ellos el interés informativo, aunque no haya sido precisamente por el calado de sus mensajes. Y lo cierto es que no puedo coincidir con los que dicen que esto es una nueva y revolucionaria forma de hacer comunicación.

Vayamos por partes: ¿Qué nos parece tan novedoso de las estrategias de comunicación de estos “nuevos políticos”?

Según parece estas novedades podrían estar en la utilización de medios y redes sociales para dar sus mensajes y contra mensajes. En segundo lugar, los gestos que les llevan a las páginas/webs de los medios de comunicación.Y en tercer lugar, discursos ágiles, encendidos e incluso a veces descarnados que buscan la provocación y el titular.

Dicho así, tampoco parece gran cosa. Pero se puede simplificar aún más, y parecerá aún más básico como esta estrategia de comunicación:

  • Buscar un titular.
  • Una imagen que valga más que mil palabras.
  • Llegar a nuestro público objetivo a través del canal más adecuado.

Entonces, ¿qué es lo que ha cambiado?: la brecha generacional que hace que para algunos sea extraordinario y, por tanto, se eleve a la categoría de noticioso que:

  • Una mujer amamante a un niño.
  • Dos hombres se besan.
  • Un diputado tenga “rastas”.
  • Los políticos hablen sin necesidad de pasar por el “telediario”.

En consecuencia, ¿dónde está el mérito? porque lo tiene indudablemente:

  • En saber  todo lo anterior y en tenerle tomada la medida al adversario, y además aprovechar su “aspiración” para dar más alas, si cabe, a las “fotonoticias” precocinadas de antemano. La foto de Pablo Iglesias y Xavier Domenech fue doble, la obvia y por supuesto la protagonizada por la inenarrable cara de los ministros Populares Guindos, Tejerina y Alonso.
  • Tener un profundo conocimiento de cómo funcionan los medios de comunicación, los más nuevos, pero fundamentalmente los tradicionales. Por qué no seamos ingenuos, un TT en twitter puede ser muy importante pero si hay un periodista que lo eleva a categoría de noticia en un informativo de TV su valor se multiplica exponencialmente.
  • Entender la comunicación como la más poderosa herramienta para protagonizar momentos que en justicia no les correspondería. ¿Qué papel habría jugado el partido de Pablo Iglesias en las últimas jornadas en el Congreso de no haber sido por su habilidad para buscar “ventanas de oportunidad informativas”?.

Por tanto, no creamos que se ha vuelto a inventar la pólvora. Políticos con discursos beligerantes ya los hemos tenido, quién no recuerda a Alfonso Guerra. Fotos de políticos besándose en la boca también, cómo no recordar a Leonidas Brezhnev (URSS) y Erich Honecker (RDA). Políticos cuyo aspecto físico no haya pasado inadvertido, por unas razones o por otras, muchas mujeres todavía recuerdan a Felipe González por su atractivo y chaqueta de pana, o el caso de otros como Ilona Staller más conocida como Cicciolina.

La clave está en un profundo conocimiento de nuestra sociedad actual, de los oponentes y la capacidad de utilizar las «armas» propias y las del contrario.

Por Juana Pulido, consultora sénior de Estudio de Comunicación . España

@juanapulido

, ,

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.