Una equidad verdadera

En materia de equidad de género, la industria global de las relaciones públicas (RRPP) podría firmar un caso de éxito espectacular, especialmente desde la óptica femenina. Según el Holmes Report (una organización que analiza el desarrollo del sector mundial de las RRPP), en este nicho de la Comunicación, el 72% de la nómina está integrada por mujeres; y en el caso de las compañías líderes de la industria, el 30% de ellas es dirigida por una profesional.

Asimismo, de acuerdo con un estudio de Fairygodboss.com (una comunidad en línea que estudia los ambientes de trabajo desde la perspectiva femenina), el 75% de las especialistas en RRPP considera que su empleador ejerce la equidad de género.

Frente a las cifras de otros ámbitos productivos (como los sectores tecnológico, financiero y automotriz), la industria de las RRPP, en lo que corresponde al desarrollo profesional de la mujer, parecería un territorio de ensueño.

Sin embargo, antes de empezar a redactar el caso de éxito, valdría la pena preguntarse algo: en el sector de las RRPP, ¿el papel protagónico de la mujer -lo que sugeriría una sana práctica de equidad de género- está sustentado en principios firmes? En el libro Gender and Public Relations: Critical Perspective on Voice, Image and Identity -presentado (en 2013) por las investigadoras estadounidenses Christine Daymon y Kristin Demetrious-, se plantea una respuesta polémica.

De acuerdo con las autoras, la industria de las RRPP, a la hora de atraer y desarrollar talento, privilegia el aspecto físico y la “capacidad emocional” (la facilidad para resultar “simpático”); en lugar de concentrarse en las habilidades esenciales del oficio.

Para las mujeres del sector, especialmente para aquellas en niveles operativos, esta situación puede convertirse en un importante obstáculo laboral, ya que no serán evaluadas por su pericia profesional sino por su fisonomía y capacidad de ser “muy simpática”. En un contexto así, no se puede hablar de una equidad de género real.

Una igualdad así, sustentada en ideas superficiales, no le servirá a la industria global de las RRPP. Peor aún, como lo comprobé hace poco, esta errónea interpretación de la equidad parece proyectarse hacia el exterior.

Y sobre este rubro hay tarea por hacer. La semana pasada comí con un ex periodista (más de 20 años de experiencia y a quien no consideraría un ejemplar de «macho mexicano») y recordamos a personajes y empresas de las RRPP de México. En la memoria de mi amigo, hay evocaciones bien arraigadas: “uy, ¡esa ejecutiva era guapísima!”, “esa ejecutiva te mataba de la risa”. Respecto a otros factores -como la calidad en el servicio- los recuerdos eran borrosos o no había gran cosa por decir.

Gabriela Medina, Directora Asociada de AB Estudio de Comunicación

@gabrielamedinag

,
One Comment
  1. Muy buena reflexión…equivocadamente se dice que alguien es hábil en relaciones publicas si es encantadora o de fácil trato…pero cual.es la verdadera labor en RRPP?,Yo creo que es saber proyectar la percepción deseada por la empresa…y hay mucho trecho por lograrlo en sin fin de ejemplos…muy bueno Gaby

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.